no soy yo

Mi foto
anis
Sólo sé que no sé nada
saber más

2.01.2009


Me encanta escribir a mano, no hay nada como ver el rastro de tinta que deja el boli. Adoro el Boli negro y sin embargo mis apuntes han de ser en azul. Mis historias en negro. Pero esa línea vertical parpadeante en el ordenador, me crea algo por dentro como si en mi interior hubiese un pequeño periodista de gabardina marrón deseando escribir su artículo. Y luego nada, no sale nada, deben de ser las expectativas por hacer algo grandioso, el temor al fracaso.
Y tecleo, y me encanta el ruido del teclado. Cuando voy a ver a mi madre a la emisora los de informativos están exhaustos en su pantalla y parece haber una ametralladora constante, sin parar, y me apasiona.
Y tengo mucho que contar pero mi mente va demasiado deprisa, mi cerebro piensa e imagina cosas preciosas pero no puedo ni contarlas ni escribirlas porque no llego a mostrarlas con fidelidad, no transmito lo que siento, no aparecen como las veo. No sé escribir.
Seguiré practicando…

2 comentarios:

Dara Scully dijo...

Escribir se siente, no se aprende.


¡Miau!

cuentonuevo dijo...

Siempre está el vértigo de acercarse a una hoja en blanco... A mí, al menos, me ocurre... Me siento torpe. A veces las palabras se atascan y no consigo hacerlas salir pero, poco a poco, van dando forma a algo lleno de tachones, de correcciones, de des-correcciones... Elijo, descarto, vuelvo a elegir... Es toda una aventura. También hay veces en las que la idea se escribe sola.
Yo tengo que buscar la constancia que me falta...
Tú sabes escribir...
Besos de pluma y tinta negra
Niñocactus